¿Por qué?

¿Por qué Benin?

Benín goza de estabilidad política y su constitución defiende la libertad religiosa, siendo un ejemplo hasta la fecha de convivencia entre las distintas culturas y religiones. Así, este pequeño país es un lugar donde el apoyo que se da tiene más garantías de sostenibilidad.

La pobreza del país se refleja en una esperanza de vida de 59 años, con el 42% de la población por debajo de los 15 años de edad, y un índice de alfabetización de adultos del 38%.

¿Y por qué Nikki?

La región en la que se ubica Nikki, al nordeste del país y cerca de la frontera con Nigeria, vive principalmente de la agricultura y muchos niños deben trabajar en el campo para ayudar a sus familias. Algunos son enviados a casa de parientes a las ciudades del sur para recibir una educación, pero muchos acaban en la práctica siendo utilizados como mano de obra esclava. Otros niños directamente emigran a países como Nigeria donde trabajan en las canteras, o a Burkina Faso donde las niñas trabajan como empleadas domésticas.

En el ámbito de la salud la región es muy deficitaria. Con una población de 230.000 habitantes tan sólo hay un hospital de 150 camas, con una ocupación del 110% y que no dispone de las especialidades necesarias, un centro de atención médica básica y otro de atención a niños desnutridos. Asimismo la falta de educación en higiene contribuye a la fuerte presencia de malaria y enfermedades diarreicas, entre otros.

FUNDEBE trata de afrontar estas carencias empoderando a la población mediante la educación y mejora del sistema y educación sanitarias, estando fuertemente apoyada por las autoridades locales, con las que guarda una excelente relación.

¿Por qué un colegio?

Los niños son los más vulnerables y a la vez su educación es la esperanza fundamental.

Según UNICEF actualmente en Benín un 55% de los adolescentes hombres están alfabetizados, mientras que sólo un 30% de las mujeres lo están. La alta tasa de analfabetismo supone: (i) la indefensión de los campesinos a la hora de obtener precios justos por el algodón, su principal cultivo, (ii) un obstáculo muy serio a la hora de mejorar sus condiciones de vida diversificando sus actividades económicas, y (iii) un motivo de emigración a edades tempranas, con los peligros que ello supone para los niños.

En la actualidad tan sólo 8.000 de los 30.000 niños y niñas en edad de escolarizar del municipio de Nikki están escolarizados. A pesar de los esfuerzos que se están haciendo para reducir la tasa de analfabetismo tras el establecimiento por parte del Gobierno de la obligatoriedad de la educación primaria en 2006, la oferta educativa es claramente insuficiente, y tan sólo existe un centro de enseñanza secundaria y bachillerato que cubra las distintas opciones educativas definidas por el Ministerio de Educación beninés. Estos hechos movieron a las autoridades locales a impulsar el proyecto presente.

Por medio de la creación del colegio Nuestra Señora del Carmen, FUNDEBE persigue 3 objetivos:

  • Igualdad de oportunidades para niñas y niños
  • Educación integradora multicultural
  • Erradicación de la trata infantil

¿Por qué un centro de atención médica primaria?

Con una población de 230.000 habitantes actualmente en la zona de Nikki tan sólo hay las siguientes infraestructuras sanitarias: un hospital de 150 camas, con una ocupación del 110% y que no dispone de todas las especialidades necesarias, un centro de atención médica básica y otro de atención a niños desnutridos.

La construcción de un centro de atención médica primaria ubicado en el mismo solar que el colegio de Nuestra Señora del Carmen, sirve para mitigar esta gran carencia, dando por un lado servicio al colegio, y por otro acogiendo campañas periódicas de grupos de oftalmólogos y odontólogos voluntarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies